Image Blog

El afán e individualismo al que nos hemos acostumbrado a vivir, tiene consecuencias en nuestro comportamiento como individuos, pregúntate: ¿Cuándo fue la última vez que tantas personas detuvieron su rutina completamente por un bien común? Podría pensarse que nunca y esto debería cuestionarnos y ser un punto de inflexión en las dinámicas arraigadas en nuestra sociedad, la cual, siempre inclinada a una necesidad de producir y hacer casi enfermiza, ha desvanecido la importancia que tiene la quietud al ser un canal directo a la contemplación.  

Entonces, el momento histórico que estamos viviendo, aparte de los nuevos retos que trae consigo, nos tiende la bella posibilidad de poner un freno y contemplar, pensarnos y cuestionarnos como sociedad ¿Acaso, podríamos hacerlo mejor? Es hora de reconocer que somos parte de un todo más grande que nosotros y nuestros intereses, el universo se extiende con su perfección y posibilidades de cambio frente a nuestros ojos más que nunca y por fortuna, tenemos el tiempo de prestar atención a su mensaje. Por ello, queremos invitarlos a conectarse desde el agradecimiento y la unión, a enfocar la energía de sus meditaciones para comenzar a crear desde nuestro pensamiento un mañana más justo y próspero para todos.

 Valentina Díaz Alzate.

Psicóloga.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada..