Image Blog

Como seres humanos, somos seres emocionales y a lo largo de la vida experimentamos diversas situaciones que nos conectan intensamente con nuestras emociones y cuando no son canalizadas adecuadamente se pueden desbordar generando un impacto negativo tanto en nosotros mismos como en nuestras relaciones interpersonales.

Las emociones son la energía que nos moviliza y nos impulsa hacia alguna acción específica y nos atraviesan a lo largo de nuestra vida ¿Qué pasaría si no sabemos canalizar nuestras emociones adecuadamente? Si desde nuestra infancia aprendemos a reprimirlas, nos vamos a ir cargando con ellas y en el momento menos indicado podemos explotar generando así un desbordamiento emocional que posiblemente no coincida con la situación que lo desencadenó, pues ese último evento puede ser “la gota que derramó el vaso”; en casos más graves, la represión emocional puede causar síntomas físicos molestos e incluso una enfermedad.

Muchas veces, no expresamos adecuadamente nuestras emociones por temor de ser rechazados, por temor del qué dirán, o porque simplemente creemos que no son lo suficientemente valiosas o importantes para hacerlo; aquí cabe aclarar que hay distintas maneras de expresarlas, unas más individuales, en donde nos damos el permiso de reconocerlas, sentirlas y expresarlas para nosotros mismos, y otras en las cuales se hace necesario comunicar aquello que se siente a otro porque está en juego alguna relación personal, familiar o laboral; puede que esto no sea sencillo de ejecutar porque entran en juego las mismas emociones, y las creencias que tal vez hemos mantenido a lo largo de nuestra vida, y aunque nos genera malestar muchas veces preferimos guardar que comunicar, así seamos conscientes de la importancia de hacerlo, es como si algo muy profundo nos detuviera para hacerlo; ¿pero si nos genera incomodidad no sería más fácil hacerlo? sí, y esto implica salir de nuestra zona de confort en la que nos sentimos cómodos y protegidos a pesar del malestar; a veces arriesgarnos a hacer algo diferente a lo que hemos hecho es lo que nos permite crecer.

Así que si te cuesta reconocer tus emociones y expresarlas, por más doloroso que creas que parezca, es mucho más doloroso quedarse en el mismo lugar acumulandolas si en algún momento límite van a salir y no de la mejor manera, por esto te invitamos a hacerte consciente de tus emociones, a reconocerlas en ti y a expresarlas cuando sea necesario, comunicarlas te puede generar una sensación de bienestar interior que se refleja en todas tus relaciones.

En Visión Integral te brindamos acompañamiento para que aprendas a reconocer tus emociones y a expresarlas saludablemente.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada..