La adicción como Emergencia Espiritual

En muchas ocasiones, detrás de la necesidad de drogas o alcohol, se oculta la necesidad de trascendencia y unidad, es por esto que se puede decir que la adición puede ser vista como una forma de Emergencia Espiritual; difiere de los otros tipos de crisis, porque por lo general la llamada “enfermedad” se genera a causa de la conexión con los distintos estados espirituales, mientras que en la adicción no hay búsqueda de dichos estados.

La adicción es definida por los adictos como “la quiebra espiritual o “la enfermedad del alma”, ya que lleva a las profundidades y el salir de ellas es un proceso de renacimiento y transformación. De acuerdo a esto se puede decir que la adicción sigue la misma trayectoria de otras emergencias espirituales y tal como ellas conlleva el aprendizaje de muchas lecciones útiles para el proceso de transformación. La adicción puede ser vista entonces como una experiencia espiritual en el sentido en el que los límites personales se desvanecen y aparece una sensación de unidad que genera un aparente bienestar. Cuando se toca fondo, y se accede a un proceso de rehabilitación espiritual los adictos reconocen que la conexión espiritual era lo que estaban buscando a través de las drogas y el alcohol; es decir, el vínculo con lo espiritual genera completud y dejan de buscar afuera esa sensación disminuyendo así dicha añoranza.

Se ha encontrado, que muchas personas que se encuentran en estos procesos de transformación profunda se han vuelto adictas a diversas sustancias para disminuir el dolor y proveer una salida temporal de la presión, el dolor, y el caos del mundo interior, pero todo esto puede complicarse si se busca ayuda psiquiátrica, ya que muchas veces los tranquilizantes cuando son utilizados en exceso van en contra de dicho proceso, suprimiendo la expresión necesaria del dolor que hace parte de las emergencias espirituales.

Dentro de las expresiones más frecuentes en las personas que están en un proceso de rehabilitación con una visión profunda de la espiritualidad son: “Siempre me sentí desconectado, descastado; pero al consumir alguna droga por primera vez, el dolor de la separación se desvanece y sentí que ya no estaba fuera de algo”. Esto no quiere decir que todas las personas que se vuelven adictas estén precisamente pasando por una emergencia espiritual, esto dependerá en cierta medida de la predisposición genética que tengan sumado al nivel de conciencia que puedan desarrollar ante esta situación. Para diferenciar una simple adicción de la emergencia espiritual es necesario buscar otro tipo de señales que pueden realmente dar indicios del verdadero surgimiento espiritual.

Bibliografía:

Basado en el libro "La tormentosa búsqueda del Ser: Una guia para el crecimiento personal a través de la emergencia espiritual"

Stanislav Grof