Psicología Integral

Desde los inicios de la humanidad, el individuo ha buscado expandir su consciencia, la inquietud acerca de ¿qué somos? y ¿para qué existimos? ha movilizado el despliegue del potencial humano creando nuestra historia y evolucionando siempre hacia la expansión de las fronteras geográficas, perceptivas y mentales. El curso natural de la evolución implica un movimiento expansivo de conciencia, sin importar el momento, el lugar o la forma. La permanencia de un impulso de inquietud existencial va mutando en diferentes manifestaciones y nos orienta en la emergencia de niveles cada vez más amplios de compresión.

La Psicología Integral estudia este impulso consciente y nos ayuda a entender que somos la conciencia universal expresada en forma humana y que estamos conectados a toda la realidad a través de la conciencia.

El surgimiento de este paradigma está originada a partir de los trabajos de Ken Wilber, una de las mentes más influyentes del siglo XXI, este movimiento integral que emerge en el mundo destaca la importancia de la espiritualidad en la transformación de la humanidad a través de procesos de trascendencia y armonización de la energía.

El propósito de cualquier terapia psicológica de orientación integral, es ayudar a la persona a expandir su consciencia, para lograr esto se trabaja en el cuerpo, la mente y el alma. Buscando armonizar las energías y liberar el potencial energético que le permite al individuo desplegar su Ser.

Estos son algunos de los principios básicos en el estudio de la conciencia:

 El Universo es consciente y se manifiesta en varios niveles del Ser.

 El Universo evoluciona a través de la expansión de la consciencia que se alcanza a través de procesos de trascendencia.

 La consciencia es energía manifestada.

A partir de estos principios la psicología integral busca que las personas superen sus limitaciones energéticas en cualquier nivel y desarrollen una relación armoniosa con la conciencia universal que les ayude a trascender y vivir la vida expresando su potencial.

La psicología integral busca contribuir al surgimiento de una nueva visión de la realidad que nos permita trascender la razón e integrar la intuición, por lo que incluye todos los avances de la psicología tradicional y los complementa con los avances en las ciencias unificadas y la espiritualidad. Este enfoque posibilita estrategias de intervención más efectivas y la creación de un entorno terapéutico que facilita la trascendencia de las personas e impulsa el surgimiento de una espiritualidad individual. Debido a su esencia incluyente y universal, la psicología integral permite reordenar las ideas tradicionales de forma mucho más efectivas y revolucionarias.