ENEATIPO 3: EL TRIUNFADOR

Adaptables y orientados al éxito.

Son personas seguras de sí mismas, atractivas y encantadoras. Ambiciosas, competentes y enérgicas, también pueden ser muy conscientes de su posición y estar muy motivadas por el progreso personal. Suelen preocuparse por su imagen y por lo que los demás piensan de ellas. Normalmente tienen problemas de adicción al trabajo y de competitividad. En su mejor aspecto, el Tres sano se acepta a sí mismo, es auténtico, es todo lo que aparenta ser, un modelo que inspira a otras personas.

Descripción

Son personas con tendencia a buscar y necesitar la validación de los otros para sentirse dignas; por esto se esfuerzan en mostrar una imagen que logre esa validación. Exteriormente parecen muy seguras, pero necesitan de la validación externa para mantener su seguridad. Son trabajadores, competentes y competitivos, desean ser admirados por sus éxitos. Se enfocan en el logro de objetivos para así sentirse admirados dentro de su círculo social. buscan algún aspecto en el que puedan sobresalir y así encontrar la aprobación externa que necesitan. Su energía está dirigida a tener éxito, pero interiormente padecen de miedo a ser “perdedores”. La necesidad de ser validado, esconde un profundo sentimiento de vergüenza por lo que realmente son, y temen ser descubiertos. Suelen ser generosos y simpáticos, pero es difícil conocerlos realmente. En algunos casos, pueden llegar a ser duros con los otros en la consecución de sus objetivos. Su problema es que confunden lo que quieren realmente con lo que quiere el “personaje” que interpretan o con la imágen que muestran de sí mismos. Parecen ser muy felices, pero esconden en su interior un sentimiento de sinsentido. El logro de sus objetivos y de su imagen nunca los satisface lo suficiente.



Miedo básico: Sentir que necesita.

No valer, fracasar, no tener ningún valor a parte de sus logros.


Cualidad perdida:

La capacidad de ser uno más y sentirse rodeado de amigos leales y tranquilos.


Deseo básico: Sentirse valioso, ser admirados.

Inconscientemente creen que cuando hayan hecho lo suficiente tendrán la admiración que desean.


Distorsión del deseo:

El deseo de sentirse valioso degenera en afán de éxito.



Imagen ideal: Soy exitoso.

Tendencia a creer que son valorados y queridos por lo que hacen y no por lo que son.


Motivaciones Clave:

Quieren ser aprobados, tener la atención, ser admirados, distinguirse e impresionar a los demás..


Trampa: Eficiencia.

Sensación de que tienen que hacer las cosas “bien” y de forma eficaz. Se esfuerzan por ser reconocidos por sus logros.


Fijación: Engaño.

Es más importante aparentar que ser.



Mensaje del superyó:

«Vales o estás bien si tienes éxito y los demás piensan bien de ti».


Pasión: Vanidad.

Preocupación apasionada por vivir y destacarse, dando mayor importancia a las apariencias que a la propia experiencia.


Virtud: Veracidad.

Mostrarse tal como es, soltar la imagen y no falsificar las propias emociones y necesidades. Actuar con libertad.


Estilo para hablar:

Promoviendo, empujando.

Dentro de sus características podemos encontrar:

  • Dificultad para expresar sus emociones fuera de un guión.
  • Atención focalizada en la eficacia y en el éxito.
  • Búsqueda de la gloria.
  • Idealización de su propia imagen.
  • Valoración del hacer y no del ser.
  • Compulsión en el hacer.
  • Necesidad de control.
  • Creación ideal de su imagen (máscara).
  • Búsqueda admiración y de sentirse útiles.
  • Experticia en habilidades sociales.

En la infancia

De niños, los Tres no son valorados por sí mismos sino que fueron valorados por hacer ciertas cosas extraordinariamente bien. Aprendieron a obtener confirmación de su valía mediante consecuciones y buen rendimiento. Los Tres tienen un vínculo emocional muy profundo con la persona de su familia que los crió. Generalmente la madre, dado que desean continuar siendo validados por esa figura sustentadora, los niños Tres aprenden subconscientemente a hacer y ser esas cosas que agradan a esa persona. Muchas veces las expectativas de la figura sustentadora no son explícitas; entonces los niños pueden interiorizar esas expectativas subconscientes y vivirlas sin darse cuenta. La identificación que generan con sus logros los lleva a reprimir sus sentimientos y orientarse a cumplir las expectativas de los otros a pesar de sus emociones.

SUBTIPOS DEL ENEATIPO 3:

CONSERVADOR:

Buscan seguridad en todo lo que realizan, procurando hacerlas lo mejor posible. Son trabajadores, responsables y enfocados en hacer. Construyen una zona de confort donde se sienten cómodos para interactuar. Suelen ser fríos, rígidos, y duros. Su deseo es que los quieran por lo que hacen, aparentan que no les importa su imagen y se muestran seguros antes los demás. Suelen tener soluciones para los otros, pero no se dedican tiempo para mirarse a sí mismos. Creen que a través de su esfuerzo pueden lograrlo todo. Tienden a ser honestos, meticulosos, obsesivos y perfeccionistas. Evaden las situaciones dolorosas y controlan su emocionalidad.

Los 3 Conservadores Sanos pueden:

Sentirse útiles, competentes y seguros de sí mismos. Aprovechar su energía para conseguir sus objetivos siendo conscientes de sus propios límites.

Los 3 Conservadores Insanos pueden:

Sobre-esforzarse para ser eficaces. Sacrifican las relaciones por su seguridad laboral y económica. ocultan sus problemas para no sentirse incompetentes.

SOCIAL:

Son personas que buscan el prestigio mostrando una imagen de éxito ante los demás. Buscan con afán un status social. Desean poder, trabajan duro y reniegan de su propia vida, les gusta el orden, y hacer cosas grandes para no pasar desapercibidos, es decir con todo lo que hacen buscan un reconocimiento social. Son camaleónicos, su imagen física depende el entorno en el que se encuentran. Anhelan ser queridos por lo que logran, son vanidosos, desean ser reconocidos públicamente para sentirse importantes. Las cosas pequeñas no los estimulan, les gusta exhibir el dinero, tienden a ser mentirosos, a falsear su imagen para venderla.

Los 3 Social Sanos pueden:

Reconocen que pueden ser valorados por lo que son más que por lo que hacen. Mostrarse tal como son y sentirse orgullosos de sí mismos.

Los 3 Social Insanos pueden:

Desesperarse por atraer la atención de los demás. Ser deshonestos en la búsqueda de sus logros. Utilizar su encanto para impresionar y para ocultar la verdadera situación que viven.

SEXUAL:

Son personas con tendencia a ganarse a los demás con su atractividad y su objetivo es es sentirse deseadas solo para sentirse reconocidas. Suelen ser un poco tímidos, inseguros y dulces. En las relaciones buscan complacer al otro y se limitan un poco a disfrutar. Desean ser queridos por su presencia física y su encanto. Quieren mostrar siempre una imagen ideal, su timidez se conecta con el miedo a mostrar que se sienten vacíos por dentro.

Los 3 Sexuales Sanos pueden:

Valorarse a sí mismos y valorar a los otros, cultivar sus cualidades para sentirse bien consigo mismos independiente de lo que generen en los demás.

Los 3 Sexuales Insanos pueden:

Quedar atrapados en la promiscuidad. Atacar a quienes ponen en duda su valía, ser celosos y tener deseos de venganza.

Idea locas

En esta vida a uno no le quieren por lo que es sino por lo que hace. Hay que esforzarse en hacer las cosas bien. Si no me reconocen es porque no tengo valor.

Tengo que construir una imagen adecuada para que me quieran. Yo no valgo, sólo la máscara vale. Si tengo éxito, prestigio y brillo, entonces seré feliz.

El mundo es peligroso, hay que estar alerta y controlar para que no me hagan daño.

Necesito la mirada del otro para existir. Si no me confirman lo que soy no existo.

Si soy eficiente, me adapto y complazco me querrán.

Como no puedo soportar el rechazo, rechazaré yo primero.

Tengo que negar mis emociones y hacer lo que esperan que haga para que me valoren.

Si algo le pasa a alguien o algo sale mal es que yo no hice bien las cosas.

Idea Sanas

Necesito apartarme del mundo, parar la actividad, mirar adentro para conectar con lo esencial y evitar lo vano y lo superficial.

Puedo soltar la imagen y mostrar lo que pienso y siento. Si alguien me quiere puede amarme porque existo.

Lo importante es que yo me reconozca y no depender tanto del reconocimiento de los demás.

Puedo aceptar el éxito y el fracaso, el placer y el dolor como algo normal en la vida.

No es necesario controlar y esforzarse tanto para ser eficaz y hacer las cosas perfectas.

Las cosas serán como tienen que ser y no todo depende de nuestro control.

Es mejor aceptar que haga lo que haga no se puede complacer y contentar a todo el mundo.

Puedo confiar en que la autenticidad y mostrarme como soy es bueno para mí y para los demás. .

ENEATIPO 3 EN LAS RELACIONES

Las personas con este rasgo de personalidad se muestran muy seguras de sí mismas, pero inconscientemente no se sienten así, pues necesitan la aprobación del otro para sentirse bien. Por lo general están sumergidos en un círculo social donde dependen de los otros, aunque se sientan independientes y seguros. En las relaciones amorosas también se hace presente esa dinámica en la cual necesita ser validado y por esto se pone al servicio del otro, seduciendolo desde el amor, para obtener su amor. Son personas que aparentemente no creen mucho en el amor y les cuesta entregarse a las relaciones por estar más interesados en su imagen y en controlar sus emociones.

Señales de alerta

  • Falta de sentimientos y vacío interior.
  • Episodios graves de cólera y hostilidad.
  • Celos y expectativas de éxito no realistas.
  • Explotación y oportunismo.
  • Ocultación del grado de malestar emocional.

Prácticas para el desarrollo

 Debes identificar cuando actúas para impresionar y volverlo consciente, aunque sea normal manejar una imagen frente a otros, es importante no dejar de ser autentico a tu modo, fiel a ti mismo, así podrás elegir cuándo te conviene adoptar esa imagen.

 Es necesario que te tomes tiempo para descansar. Detente a hacer respiraciones profundas durante el día y deja unos momentos el trabajo para observarte. ¿Estás nervioso o angustiado? ¿Te sientes solo? ¿Enfadado, furioso? ¿Abrumado? Podría parecerte que estos descansos te frenan, pero a la larga harán mucho por mantener tu bienestar emocional y físico, es probable que te ayuden a realizar tus tareas con más facilidad.

 Encuentra personas de confianza para que puedas expresa tu vulnerabilidad, que preferiblemente sean sensibles y comprendan que no debes expresarlo todo de una vez, comenzando por cosas no tan importantes para que tomes confianza progresivamente. Esto afianzará tus relaciones interpersonales.

 Te beneficias mucho de la creatividad, sobre todo cuando esa creatividad es para ti, no para un público. La pintura, la cerámica, la música, la escritura o el dibujo y el periodismo te ayudarán a conectar con tus sentimientos y a alinearte más contigo mismo. Tu casa es tu espacio sagrado, por ello debes evitar llevar asuntos laborales a este espacio.

 Sentarse a «no hacer nada» no tiene mucho sentido para tu ego orientado al trabajo, pero para tu alma sí tiene mucho sentido. Y meditar dista mucho de no hacer nada. Si al principio parece difícil, usa tu disciplina y persevera para alcanzar estados que te ayuden a estar más tranquilo y conectado contigo mismo.

  Aprender a cooperar y trabajar con otros sin necesitar ser el centro de atención. Podría sorprenderte lo que se produce en ti mientras trabajas con otras personas, y no sólo en cuanto al compañerismo que se encuentra en esos trabajos, sino también en lo que se relaciona a los sentimientos respecto a ti mismo.

PREGUNTAS DE AUTO – OBSERVACIÓN

¿Impresionar nutre mi ser o mi ego?

¿Tengo posesiones materiales que realmente no necesito? ¿Podría descartar algunas?

¿Tiendo a llevar asuntos laborales a mi casa? De ser así, ¿En qué momento descanso y me dedico a mí?

¿Tengo expectativas realistas de mí y de los demás?

¿Qué sucede en mi interior cuando fallo en un objetivo u meta? ¿Es sano el modo en el que me autoevalúo?

Pide tu cita aquí

Bibliografía:

Jordi Pons. (2017). Eneagrama . 01/03/2019, de Psicologo-Barcelona Sitio web: https://www.psicologo-barcelona.cat/#jordi

Don Richard Riso & Russ Hudson. (1999). La sabiduria del Eneagrama . España: Urano.