ENEATIPO 1: EL REFORMADOR

Son idealistas de sólidos principios.

Son éticas y concienzudas, poseen un fuerte sentido del bien y el mal. Se esfuerzan siempre por mejorar las cosas, pero temen cometer errores. Bien organizados, ordenados y meticulosos, tratan de mantener valores elevados, pero pueden resultar críticos y perfeccionistas. Normalmente tienen problemas de rabia e impaciencia reprimidas. En su mejor aspecto, el Uno sano es sabio, perceptivo, realista y noble, a la vez que moralmente heroico.

Descripción

Son personas que siempre tratan de mejorar las cosas, ya que consideran que nada es lo suficientemente bueno y se puede mejorar. Se esfuerzan por poner orden al caos. Están atentos de los fallos en sí mismos y de los demás. Su incapacidad para alcanzar la perfección le genera un sentimiento de culpa por no estar a la “altura” y alimenta su ira contra la imperfección de los demás y de la vida. La ira la expresa a través de impaciencia, frustración, malestar y críticas; su ira acumulada puede explotar ocasionalmente. Son personas con principios y valores fuertes, les gusta seguir las reglas y esperan que los demas actúen de la misma manera. Tienden a ser prácticas, organizadas, trabajadoras, honestas, respetuosas y constantes; anteponer el deber al placer. les cuesta expresar sus sentimientos y ven la emotividad como un signo de debilidad y falta de control.



Miedo básico: Ser malo, incorrecto, perverso.

Teme estar equivocado.


Cualidad perdida:

La capacidad de estar de buen humor, reírse y hacer cosas divertidas.


Deseo básico: Ser bueno, equilibrado íntegro.

Sentirse perfecto hacer las cosas bien y estar en lo correcto le permite sentirse digno.


Distorsión del deseo:

El deseo de ser íntegro genera un perfeccionismo crítico.



Imagen ideal: Estoy en lo correcto.

Mejora su entorno con su esfuerzo y con sus valores éticos y morales.


Motivaciones Clave: Quieren estar en lo cierto.

Se esfuerzan para mejorarlo todo, para ser coherentes con sus ideales y justificarse a sí mismos.


Trampa: Perfección.

Se justifica apelando a lo que cree que es “correcto”.


Fijación: Perfeccionismo.

Interés por los principios morales, los ideales y las exigencias personales.



Mensaje del superyó:

«Vales o eres bueno si haces lo correcto».


Pasión: Ira.

Resentimiento provocado por un sentimieto de injusticia que se genera cuando se esfuerzan por hacer las cosas bien a pesar de c eer que los demás no lo hacen.


Virtud: Serenidad.

Aceptación de sí mismo y de los demás. Cultivar la fe en que las cosas van a salir bien sin tanto esfuerzo.


Estilo para hablar:

Enseñando, moralizando.

Dentro de sus características podemos encontrar:

  • Dificultad para conectarse con el placer y la espontaneidad.
  • Creencia de que a la gente le falta voluntad.
  • Racionalización de la ira.
  • Pulcritud, rigidez.
  • Necesidad de controlar lo que sienten, dicen y hacen.
  • Búsqueda constante de la perfección.
  • Capacidad de encontrar las fallas.
  • Sentimiento de superioridad.
  • Responsabilidad excesiva e inflexibilidad.
  • Fidelidad y respeto máximo por la norma.

En la infancia

Los Uno se esforzaron muchísimo en ser niños buenos; sencillamente, ser niño o niña era en cierto modo inaceptable, y muchos niños Uno desarrollaron la seriedad y la responsabilidad de los adultos a edad muy temprana. Los niños Uno usualmente sienten una desconexión de su figura protectora (usualmente el padre) quien falla en cumplir sus altas expectativas de hacerlos autónomos y responsables. La consecuencia es la frustración para el niño o la niña y la impresión de que él/ella debe hacerse de «padre». Los Uno tratan de superar lo que se espera de ellos adhiriéndose a las reglas con tanto rigor que nadie pueda sorprenderlos en error, ganándose así la independencia. En cierto sentido, los Uno creen que necesitan sobrepasar las expectativas de su figura protectora. Piensan que deben encontrar un conjunto mejor de reglas para ellos: ellos deciden lo que está bien y lo que está mal.

SUBTIPOS DEL ENEATIPO 1:

CONSERVADOR:

Es el más amable y cálido de los subtipos del eneatipo 1. Son moralistas y se esfuerzan mucho para mejorar el ambiente que los rodea. Su principal característica es la preocupación, que va ligada al miedo sobre lo que puede suceder si no hace las cosas “bien” se sienten inseguros y no se consideran lo suficientemente buenos; es como si se sintieran culpables por no ser perfectos. Sienten que para ser valorados y queridos, necesitan hacer todo de la forma “correcta”. Son trabajadores meticulosos, detallistas, rígidos y prácticos, logran lo que se proponen, y tienen un excesivo sentido de responsabilidad y grandes expectativas frente a ellos mismos y hacia los demás. Creen que la higiene y la pulcritud mejorarán su bienestar, se interesan por cuidar su salud. Son cuidadosos del dinero y de sus bienes.

Los 1 Conservadores Sanos pueden:

Tienden a preocuparse de su bienestar material, tanto en el aspecto económico como en el de la salud, y suelen esforzarse bastante en su trabajo sintiéndose satisfechos por lo logrado.

Los 1 Conservadores Insanos pueden:

Comienzan a oscilar entre periodos de estricto freno a sus apetitos y periodos de exceso. Suelen obsesionarse con asuntos de salud y autoexigirse demasiado para sentirse seguros.

SOCIAL:

Son personas que tiene un fuerte sentido de moralidad y de las normas sociales. Se les dificulta adaptarse a los ambientes de su alrededor, pues sienten que las cosas deberían ser como ellos dicen. Tienden a sentirse superiores a los demás y tiene una imagen idealizada de sí mismos. Son inflexibles, centran su perfeccionismo en el ámbito social. Tienen la creencia de que solo hay una manera correcta de hacer las cosas y les cuesta reconocer que se equivocan o que no tienen la razón.

Los 1 Social Sanos pueden:

Tener sentido de responsabilidad y deseo de hacer cumplir las reglas por el bien de todos. Ser defensores sociales dispuestos a trabajar por el bien común.

Los 1 Social Insanos pueden:

Tener dificultades para relacionarse con las personas. Ser rígidos, inflexibles, polarizados, exigentes y críticos.

SEXUAL:

Son personas extremadamente apasionadas, y con un fuerte impulso para lograr lo que se proponen. Tienden a cumpabilizar las imperfecciones propias y de los demas. Su pefeccionismo lo enfocan en sus relaciones íntimas idealizando y generando altas expectativas del otro, por lo cual les cuesta encontrar a alguien que se acomode, y cuando lo encuentran se esfuerzan mucho para sentirse dignos de su amor. Son altamente sensibles a las críticas y temen ser rechazados.

Los 1 Sexuales Sanos pueden:

Fieles, leales y saben expresar su enojo de forma saludable, son fuertes, pacientes y tolerantes.

Los 1 Sexuales Insanos pueden:

Se frustran fácilmente con el comportamiento de los demás. Son altamente críticos, celosos, posesivos. Se culpan por sus deseos sexuales.

Idea locas

Si soy perfecto soy digno de ser querido, tengo valor y puedo ser aceptado.

Es necesario controlar las emociones y los instintos. No se debe actuar de forma descontrolada o espontánea.

Hay que buscar el bien y combatir el mal. El deber es más importante que el placer.

Nadie da nada por nada. Es mejor ser autosuficiente.

Es necesario el esfuerzo, sacrificio y disciplina para hacer las cosas bien.

Hay que hacer justicia, reformar el mundo. Hay que buscar la perfección.

Idea Sanas

Las cosas son como son, es mejor aceptarlas que tratar de corregirlas o perfeccionarlas para que se adapten a nuestra creencia de cómo deben ser.

Las cosas son lo mejor que pueden ser. El concepto de “lo perfecto e imperfecto”, de “lo bueno y de lo malo” es un ideal basado en mis creencias que me aleja de la realidad.

Todo tiene su sentido y su lugar, aunque hayan cosas que no puedo entender.

Puedo desprenderme del juicio y ser menos exigente, dejarme en paz y dejar en paz a los demás.

Puedo ser aceptado siendo espontáneo, sin tanto esfuerzo para hacerlo bien.

Es mejor aceptar lo que es y fluir con la corriente de la vida.

ENEATIPO 1 EN LAS RELACIONES

En las relaciones interpersonales tienden a ser poco emocionales y dentro de ellas se perciben actitudes agresivas camufladas, actúan con superioridad, creyendo firmemente que tienen la capacidad de controlar y dominar. Reprimen sus impulsos y se les dificulta fluir con lo que sienten. Son exigentes moralmente y reconocen que su forma de amar y relacionarse es la única correcta.

Señales de alerta

  • Posturas rígidamente inflexibles.
  • Actitud muy farisaica y crítica.
  • Racionalización y justificación de los propios actos.
  • Fuertes sentimientos de desilusión y depresión.
  • Estallidos de cólera, intolerancia y condena.
  • Pensamiento obsesivo y comportamiento compulsivo.
  • Periodos de autocastigo masoquista.

Prácticas para el desarrollo

 Ante todo, familiarízate con tu juez interno, cómo afecta tu bienestar y comienza a pensar en esa voz autoritaria en tercera persona, no como en «yo».

 Sé consciente de tu tendencia a trabajar más allá de tus límites. Necesitas descansar para reponerte, déjate tiempo para divertirte ya que muchas de tus grandes inspiraciones te vendrán de la alegría.

 Aprende a reconocer y a procesar tu rabia. Identifica actividades que haces con exceso de tensión o fuerza innecesaria, pudiendo estar relajado y tranquilo. El yoga o sencillos ejercicios de estiramiento pueden hacer maravillas por tu bienestar físico y emocional.

 A veces te lleva tiempo advertir que necesitas algo, sobre todo en el aspecto emocional. Pero cuando te des cuenta, no dejes de expresar esa necesidad a los demás. Aceptar la vulnerabilidad te hará más integral, del mismo modo que cuidar tus conversaciones hablando CON los demás, no A los demás. Intenta hablar mirando a los ojos.

  Comprende que no podrás librarte de las partes tuyas que no te gustan, debes aprender a estar contigo mismo y ser más consciente de lo que eres.

  Tiendes a creer que todo recae sobre tus hombros, y eso puede ser tremendamente estresante.

  Acepta la ayuda y opinión de otros así difiera de la tuya, esto te brindará otra perspectiva.

PREGUNTAS DE AUTO – OBSERVACIÓN

¿Soy una persona directiva con las situaciones y las personas?

¿Cuánto tiempo a la semana me dedico a mí mismo?

¿Qué tan influenciada(o) me siento por mis prejuicios?

¿Qué es la vulnerabilidad para mí?

¿Implemento alguna medida para controlar mi temperamento?

¿Me exijo en exceso frente a mi dieta y hábitos de autocuidado?

¿Qué tan activo soy físicamente?

Pide tu cita aquí

Bibliografía:

Jordi Pons. (2017). Eneagrama . 01/03/2019, de Psicologo-Barcelona Sitio web: https://www.psicologo-barcelona.cat/#jordi

Don Richard Riso & Russ Hudson. (1999). La sabiduria del Eneagrama . España: Urano.