Bio-Acustical Utilization–device (BAUD)

El BAUD es un novedoso dispositivo de terapia diseñado para estimular de forma segura y rápida la plasticidad cerebral. Su tecnología patentada utiliza frecuencias de sonido especialmente diseñadas que el paciente escucha mientras realiza un protocolo mental simple basado en las últimas investigaciones sobre la aceleración de la plasticidad sináptica.

La investigación emergente apunta a la plasticidad inadaptada como un problema central en trauma, dolor y adicción. Los circuitos neuronales pueden sensibilizarse, esencialmente "estancados", en un estado de disparo de alto volumen. Es muy difícil aliviar los sentimientos negativos o el dolor crónico, ya que este estado neuronal perpetúa los sentimientos, impulsos o sensaciones exagerados.

Funcionamiento

La investigación de imágenes cerebrales confirma que el mecanismo de acción de BAUD estimula la plasticidad al interrumpir la reconsolidación de los circuitos problemáticos, principalmente en el sistema límbico y la amígdala. Esta estimulación acústica ayuda al cerebro a cambiar la función neuronal a un nivel normal, en función de su capacidad innata de autorregularse. El proceso BAUD mejora la neuroplasticidad natural del cerebro de una manera rápida y altamente específica, lo que produce un resultado seguro y efectivo. Los clientes generalmente ven una reducción dramática en los síntomas del problema después de la primera sesión de 20 minutos.

Su protocolo es simple y no requiere de un EEG para su uso o cualquier otro tipo de dispositivo de monitoreo, utiliza el estado y disposición mental y emocional del paciente como mecanismo de retroalimentación para ajustar el BAUD.

El BAUD opera sobre principios científicos bien establecidos basados en la conocida respuesta de seguimiento de frecuencia del cerebro, pero aplica este principio de una manera única. El BAUD produce dos frecuencias diferentes que se combinan para crear un pulso binaural. Sin embargo, numerosos EEG previos y posteriores han demostrado que no entra en el cerebro, pero produce resultados altamente específicos. Se cree que la combinación de frecuencias específicas e identificadas, la participación mental activa del usuario y la duración corta de la sesión impiden el arrastre global. En cambio, el BAUD parece normalizar la función neuronal asociada con el problema identificado.

El BAUD permite a los usuarios ajustar la frecuencia base y la frecuencia del disruptor hasta el punto de neutralizar impulsos, emociones o sensaciones altamente específicas, por ejemplo, la necesidad de comer dulces o un dolor en el hombro. Esto hace que el BAUD sea altamente selectivo para estimular solo los cambios deseados sin efectos secundarios o resultados no deseados

El BAUD se basa en principios psico-neurológicos bien establecidos que están apoyados por décadas de investigación en áreas de entrenamiento, reconsolidación de la memoria y conciencia. El BAUD emite frecuencias de sonido que son comunes a las frecuencias cerebrales. El usuario sintoniza el BAUD y, a medida que estas frecuencias se mezclan, crean una interrupción o patrón de interferencia en los circuitos neuronales específicos. El BAUD es único porque permite al usuario sintonizar una amplia gama de frecuencias y seleccionar tonos altamente específicos hasta que encuentran los que afectan y reducen su problema.

Síntomas que trabaja

Originalmente desarrollado para mejorar los síntomas de ADD / ADHD, y el uso clínico reveló que también es efectivo en la mayoría de los problemas emocionales, los impulsos adictivos e incluso el dolor crónico. Aprobado por la FDA en 2006 como un dispositivo de clase II para la terapia adjunta, el BAUD se ha usado desde entonces en más de 400,000 sesiones clínicas en 18 países.

El BAUD ha demostrado una reducción efectiva de los síntomas en tres tipos principales de problemas:

Dificultades emocionales:

  • Miedo y ansiedad: desde ansiedad de día a día (alturas, hablar en público) hasta fobias y ataques de pánico.
  • Culpa.
  • Depresión.
  • Ira.
  • Pesadillas.
  • Insomnio.
  • Problemas de autoestima.
  • Problemas en el desempeño sexual.
  • OCD.
  • Problemas relacionales.

Dolor físico y otros síntomas.

  • Desde incomodidades diarias a dolor crónico y problemas mayores con el dolor
  • Dolor post-operatorio.
  • Tunel carpiano.
  • Tendonitis.
  • Dolor de espalda.
  • Migrañas.
  • Dolor dental
  • Problemas en el desempeño sexual.

Antojos, apetitos y urgencias (actos compulsivos).

  • Comida (alto apetito en general, antojos de comida específicos, y comer emocionalmente).
  • Fumar, consumir alcohol u otras drogas.
  • Apostar.
  • Impulsos sexuales no deseados.
  • Hábitos nerviosos.

Problemas de estrés

  • Estrés general.
  • Chupar dedo (adultos).
  • Insomnio.
  • Dolor de estomago.
  • Rechinamiento de dientes.
  • Morderse las uñas.