Fotobiomodulación

El cuerpo humano está compuesto por miles de millones de células que se encuentran en cada rincón de nuestro cuerpo y éstas utilizan la energía que almacenan en la mitocondria (proveniente de los nutrientes de nuestros alimentos), como combustible. Esto lo logran gracias a que existe un componente crucial que permite que este sistema funcione, el piruvato; es un sustrato clave para la producción de energía y de la síntesis de glucosa (neoglucogénesis), el cual alimenta a las mitocondrias, permitiendo que estas procesen electrones para generar el trifosfato de adenosina (ATP) requerido para realizar todos los procesos biológicos en los que se involucran las células.

Lo que pocos saben es que la luz puede ser una de esas fuentes de energía y aunque sea una poco explorada hasta ahora, la implementación de nuevas tecnologías ha permitido demostrar como nuestro cuerpo tiene la habilidad de absorber energía proveniente de diferentes fuentes de luz, como lo es la luz solar y la estimulación laser.

La Fotobiomodulación es un procedimiento NO INVASIVO mediante el cual se estimula un área del cuerpo usando una terapia laser de baja intensidad (TLBI), utilizando puertos LEDs de luz infrarroja cercana, esta interactúa con la enzima citocromo c oxidasa (COO, por sus siglas en inglés) una de las proteínas de la membrana mitocondrial interna y elemento componente de la cadena de transporte de electrones. COO es un cromóforo una molécula que atrae y se alimenta de la luz. Cuando esta proteína se expone a estimulación LED infrarroja, la COO libera óxido nítrico (NO por sus siglas en inglés), que luego se difunde fuera de la célula, lo que aumenta el flujo sanguíneo local y la vasodilatación.

También cuando las células hipóxicas / alteradas se irradian con fotones infrarrojos de bajo nivel, hay un aumento en la producción de ATP mitocondrial dentro de sus mitocondrias. Así pues, este tipo de estímulos restaura las funciones fisiológicas originales de las células.

Gracias a este complejo proceso de las células, con la TLBI con luces LED infrarrojas podemos mejorar los siguientes aspectos:

Mecanismos de autorreparación: promueve la síntesis de los factores de transcripción de genes que desencadenan la reparación celular así que, si las neuronas se desempeñan de manera subóptima o están dañadas, esto ocasionará una recuperación neuronal.

Mejoran el flujo sanquíneo y promueven la vasodilatación: reduciendo la presión arterial y mejorando la salud vascular.

Neuroprotección

Si implementamos esta herramienta a nivel cerebral, los resultados serán muy óptimos y dependerán de la intensidad de la frecuencia LED con la que se estimule. Si utilizamos una frecuencia Alfa, estos LEDs emiten luz pulsada a 10 hertz o 10 pulsos por segundo, acelerando la recuperación neuronal e incrementando estados de relajación, ayudando a manejar síntomas como la Ansiedad, Estrés y Depresión.

Por otro lado si aplicamos una frecuencia Gamma, estos LEDs emiten luz pulsada a 40 hertz (40 ciclos por segundo), en el cerebro. Este tipo de frecuencia se encuentra presente mientras su cerebro consolida la memoria, para ayudar a minimizar o prevenir la hiperactividad, mejorando los niveles de desempeño cognitivo.

Con este tipo de intervenciones aplicado a diferentes áreas del cuerpo se han encontrado otros beneficios como:

De orden paliativo (para manejo del dolor y dolor crónico): deportistas de alto desempeño lo usan para la recuperación muscular después de intensas jornadas y personas con dolor en articulaciones.

Cosmetológico (para la recuperación de cicatrices y regeneración de la piel): Ayuda a mejorar en los casos de artritis, acné, rosácea, psoriasis, arrugas, entre otras condiciones.

Tratamientos dentales: Mucho menos dolor, reducción de edemas, tiempo de cicatrización más rápido y escasa necesidad de prescribir analgésicos y antiinflamatorios.

¡Conoce más de tu cerebro y las posibilidades que tienes a tu alcance para tratar síntomas, potencializar tus habilidades y mejorar tu calidad de vida con un Diagnóstico Integral!

Pide tu cita aquí