Qué deberías saber antes de hacer una Constelación Familiar

Solicita información

constelaciones00.jpg

Las constelaciones familiares, son una herramienta que permiten comprender las dinámicas relacionadas con nuestra familia y que nos afectan en nuestra cotidianidad; su objetivo es sacar a la luz las dinámicas que nos atan a nuestro sistema familiar y que limitan nuestro desenvolvimiento personal, en otras palabras, que obstaculizan el pleno desarrollo de nuestra vida.

Para realizar una constelación familiar, es importante tener claridad con respecto al asunto que queremos trabajar, pues ser claros y concretos es lo que nos permite ver, comprender y potenciar el efecto de esta terapia. Por ejemplo se puede constelar: síntomas físicos, emocionales y comportamentales, la relación con los padres o los hijos, la pareja el trabajo, los proyectos, el dinero, situaciones repetitivas que se evidencian dentro de la historia personal o familiar.

Si bien, para constelar es necesario tener un asunto o una situación que nos genera malestar o incomodidad, se trata de una terapia que nos permite comprender eso que sucedió para empoderarnos de lo que queremos hacer de aquí en adelante, es decir las Constelaciones Familiares aunque nos llevan al pasado para observar y comprender, están orientadas al presente, a incorporar aquello que queremos para nuestro futuro.

La terapia de las Constelaciones Familiares, es un trabajo que se hace en grupo y en el que una sola persona realiza la constelación, mientras el resto del grupo crea una red de apoyo que facilita y acompaña pero que en ningún momento conocen la problemática de la persona que está constelado.

Esta terapia nos permite observar nuestras dinámicas relacionales, las cuales se muestran como una escena en la que las personas del grupo representan a otras que tienen que ver con el asunto de quien constela, las personas que participan como representantes se mueven libremente de acuerdo a lo que van sintiendo y son estos movimientos los que muestran dichas dinámicas y vínculos.

Cuando participamos como representantes también estamos trabajando, pues en nosotros se manifiestan emociones y sentimientos que nos conectan con nuestra propia historia y nos permiten reflexionar sobre esta lo cual nos posibilita ir comprendiendo y generando cambios en nuestras vidas; es por esto que es importante no solo asistir a la propia constelación, pues asistir eventualmente nos permite vernos en la historia del otro y a la vez avanzar en nuestro desarrollo.

En Visión Integral consideramos que es muy importante asistir previamente a una constelación antes de hacer la propia, pues de esa manera se podrá tomar contacto con esta dinámica y observar el funcionamiento, participar activa o pasivamente y desde ese lugar comprender el alcance.

Es esencial saber que esta terapia, se comprende desde el corazón más que desde la razón, tratar de entenderla mentalmente estropea el efecto que esta pueda traer para la vida, por esto es importante estar abiertos a sentir y a experimentar sin expectativas, a observar las imágenes que aparezcan, así como a las sensaciones y emociones mucho más que las interpretaciones y juicios que puedan surgir.

Laura Coy Molina, Psicóloga integral